La sanación del sueño de la enfermedad

Extractos del taller celebrado en la
Fundación para Un curso de milagros
​Temécula CA

Kenneth Wapnick, Ph.D.

Parte I

Tenía pensado comenzar con el sueño, ya que en cierto sentido es la esencia no solo de lo que comentaremos en este taller, sino de todo el Curso. Cuando uno habla de sueños siempre es apropiado invocar a Sigmund Freud, sin el cual, como he dicho muchas veces, no tendríamos Un curso de milagros. Su trabajo sobre los sueños no solo es la pieza central de toda su obra, sino en realidad de toda la psicología en el siglo XX, y ahora en el siglo XXI. Su primer libro importante, La interpretación de los sueños, se publicó en 1900 y obviamente se centraba en los sueños; pero Freud utilizó ese estudio como una plataforma para lanzarse a entender cómo funciona toda la psique. Escribió ese libro en una época en que la mayoría de los investigadores o personas que escribían sobre sueños tendían a denigrarlos, pues veían los sueños como tonterías que no encerraban ningún significado. Uno de los puntos más importantes derivados de esta obra inicial de Freud fue mostrar que los sueños eran muy significativos y tenían un propósito bien definido. Propósito, como ustedes saben, es un término significativo en el Curso. Jesús habla de ello una y otra vez, y si queremos entender algo en este mundo, debemos entender cuál es su propósito en relación con el sistema de pensamiento del ego y con la corrección de este mediante el sistema de pensamiento del Espíritu Santo.

Cuando Freud habló sobre el carácter y la finalidad de los sueños, habló concretamente sobre la capacidad que tienen de cumplir un deseo; un planteamiento conocido como «la teoría del cumplimiento de deseos». En términos generales, los sueños nos mantienen dormidos. Por la noche, cuando dormimos y las defensas tienden a relajarse un poco, todo el diabólico material inconsciente amenaza con salir a la superficie y, por consiguiente, despertarnos. El propósito del sueño es domar a estas fuerzas salvajes (según las concebía Freud) en el inconsciente y transigir con ellas, para permitirles existir y ayudarles a alcanzar algún tipo de resolución o realización. La idea más bien concreta del deseo es el cumplimiento de todos estos impulsos instintivos, pero principalmente es el deseo de que sigamos dormidos. En general, diríamos que los sueños existen para que se realice el deseo de permanecer dormidos; y en segundo lugar, para el cumplimiento de los deseos generados por estas fuerzas instintivas que, en la teoría de Freud, siempre tienen que ver finalmente con la sexualidad infantil. Una de sus aportaciones más perdurables fue ayudarnos a entender que los sueños tienen un propósito.

Cuando miramos el criterio del sueño que propone el Curso y lo vemos a través de la lente freudiana, la idea de que el sueño tiene este propósito más general de cumplir un deseo nos permite de repente entender por qué ha ocurrido el sueño. Y particularmente entendemos por qué el sueño que llamamos el universo físico y los sueños individuales que consideramos nuestras vidas han ocurrido como han ocurrido. Hay un método en la locura del ego y este método es el cumplimiento de un deseo. Aprendemos estudiando Un curso de milagros que el deseo que el mundo cumple para nosotros, y concretamente el deseo que cumplen nuestras vidas como individuos en este mundo, es el deseo de mantenernos dormidos, tal como lo enseñó Freud. Sin embargo, visto en el contexto metafísico, esto significa mantener vivo el deseo de estar separado de Dios. Esa es la condición dormida de la separación. El Curso nos dice que estamos muy a gusto en Dios, aunque soñando con el exilio (T-10.I.2:1). El exilio, por supuesto, es generado por la idea de que efectivamente hemos logrado lo imposible y nos hemos separado del Amor de Dios. Ese es el origen del sueño, y eso es lo que Jesús quiere decir cuando afirma, como lo hace en varios lugares, que el contenido de cada sueño es miedo (T-18.II.4; The Gifts of God [Los regalos de Dios], págs. 115-117). Es el temor de que de alguna manera Dios tome represalias y nos castigue por el pecado de habernos separado de Él. Por lo tanto, el propósito primordial que tiene el sueño del ego es el de mantenernos dormidos. Mantiene real la condición dormida de la separación, para que no vayamos a despertar del sueño y reconocer que todo el sistema de pensamiento del ego constituye el sueño.

Cerca del final del capítulo 27 Jesús hace la distinción entre dos niveles de sueño: el sueño secreto y el sueño del mundo (T-27.VII.11-12). En el diagrama (véase abajo), el primer nivel se representa en la caja de mentalidad errónea. Este es el sueño que esconde el deseo y el pensamiento de estar separado. Es el lugar de nacimiento de la profana trinidad de pecado, culpabilidad y miedo. El ego nos dice que nuestra separación de Dios fue un pecado, que matamos a Dios para poder vivir nosotros: el principio de uno o el otro. Enseguida se nos enseña que debemos sentirnos culpables por este pecado atroz de haber destruido el amor del Cielo; y como en el sistema del ego la culpabilidad siempre exige castigo, nos volvemos temerosos del castigo inevitable que creemos merecer: ser castigados por el objeto de nuestro pecado, es decir, Dios. Ese es el sueño secreto, el campo de batalla original donde el ego nos ve en guerra con Dios.

Puesto que esta constelación de pensamientos es tan horrible y tan llena de dolor y terror, el ego nos aconseja que podemos librarnos del dolor de nuestra culpabilidad y escapar del terror de ser aniquilados a manos de este Dios vengativo y maníaco, si abandonamos la mente, inventamos un mundo y allí nos ocultamos. A nivel específico, ocultaremos nuestro sistema de pensamiento, la imagen de nosotros mismos, en un cuerpo. Este es el comienzo de lo que Jesús llama el «sueño del mundo», representado en el diagrama por la caja de abajo, el del mundo y el cuerpo. Esta es la segunda parte del cumplimiento de deseos del ego: la fabricación del mundo y de todos los pensamientos fragmentados, cada uno de los cuales parece estar revestido de un cuerpo. En el plan del ego, el mundo nos permite conservar la identidad de esta existencia individual, de este yo especial —único, autónomo, independiente y libre—, pero desechar toda responsabilidad de él.

Resumido brevemente, el propósito del ego para el sueño del mundo y el cuerpo es quedarnos con la separación que creemos que le robamos a Dios, pero desechar el pecado asociado con eso. Cuando hablamos de desechar el pecado nos referimos a la proyección, otro término que debemos agradecerle a Freud, porque fue él quien describió por primera vez esta dinámica increíblemente importante. Si algo no me gusta de mí mismo, lo rechazo, lo niego y lo reprimo. Todo lo que yo reprima y se vuelva inconsciente, automáticamente lo proyectaré. Esa es la ley de la mente dividida: lo que reprimo inevitablemente lo proyectaré. Primero lo hundo en mi interior para que no tenga conciencia de ello, y luego lo echo fuera. Necesito cuerpos u objetos sobre los cuales pueda echar dicha culpa. Por eso se fabricó el mundo: para alojar a los miles y miles de millones de fragmentos que llamamos cuerpos o formas, porque vienen en toda variedad de formas y tamaños, tanto animados como inanimados. Sin embargo, aprendemos en el texto que nada es realmente inanimado o animado, todo es igual (T-23.II.19). Todo es literalmente nada, una nada que creemos que es algo. Tomamos la culpabilidad por sentirnos responsables de la separación que está en nuestras mentes y decimos que ya no está en mí; yo no soy responsable de la separación, alguien o algo más es el responsable, y el mundo surge para satisfacer esa necesidad o cumplir ese deseo.

Ese es el propósito de todos los sueños. Comienzan con el sueño secreto, como dice por ejemplo al comienzo de la Lección 93: «Crees ser la morada del mal, de las tinieblas y del pecado» (L-pI.93.1:1). El mundo surge para protegernos de lo horrible que es ese pensamiento; y entonces todos los demás se convierten en «la morada del mal, de las tinieblas y del pecado». Incluso, si da la casualidad de que tenga una imagen particularmente negativa de mí mismo, creeré que no es culpa mía. Soy esta persona horrible, inadecuada e inferior que ves, porque así me hicieron; los que me han hecho lo que soy son mis genes, mi educación, todas las fuerzas del mundo que me afectan y que me han formado. Sea cual sea el concepto que tengamos de nosotros mismos en este mundo, acaba por no ser nuestra culpa. Una vez más, el ego se las ingenia para conseguir dos objetivos mutuamente excluyentes. Conservamos la separación que creemos haber logrado robar de Dios, pero desechamos el pecado, que es la creencia de que lo hicimos. Ahora tengo mi yo separado sin conocimiento, conciencia o memoria de dónde vino; a saber, mi yo y los de todos nosotros, porque comenzamos como un solo Hijo y nos separamos como un solo Hijo. El sueño secreto lo compartimos todos por igual, porque el sueño es uno solo. La fragmentación en miles de millones de yos aparentemente separados no ocurre hasta que el segundo sueño comienza a surgir con la primera proyección del error (T-18.I.4-6). El error original es lo que todos compartimos como un solo Hijo: el sueño secreto. El sueño del mundo surge como una defensa contra eso. Su propósito es mantener intacto al yo separado, pero responsabilizar de ello a alguien, o a todos y todo, incluido al Dios que inventamos. Ese es el sueño.

Lo que se comenta a lo largo del Curso, así como en los dos folletos complementarios, es la idea de escindir el efecto de la causa, para que ese efecto ahora parezca ser una causa. En la parte izquierda superior del diagrama está la palabra causa, lo que significa que la mente escindida es la causa del mundo. Por lo tanto el mundo no es ni más ni menos que el efecto. Una vez que proyectamos la creencia en la separación —el pensamiento de pecado, culpabilidad y miedo— hacia fuera de nuestras mentes y lo vemos en otra parte, entonces aquello sobre lo que ha recaído la proyección se convierte en el efecto. Ese efecto es causado por el pensamiento en la mente que se ve animado y energizado por la dinámica de la proyección. El mundo es el efecto y la mente es la causa. Cuando escindimos el efecto de la causa, olvidamos la causa. En el diagrama, verán también la línea sólida, a la que denominamos el «velo de la negación» o «velo del olvido», que separa la mente del mundo. Ese velo cae frente a nuestras mentes para que olvidemos de dónde vino el mundo, y sin conciencia de la causa, solo vemos el efecto. Entonces tenemos que inventar alguna causa: ¿De dónde vino el mundo? ¿Cómo llegamos hasta aquí? ¿Cuál es el propósito del mundo? Entonces creemos que el mundo nos causa a nosotros. Creo que este yo que creo ser es causado por el mundo de fuerzas que están fuera de mi alcance, comenzando con la unión de un espermatozoide y un óvulo. Da igual si la unión se efectúa en el dormitorio o en un tubo de ensayo; creo que mi vida física y mi vida psicológica comienzan cuando se unen el espermatozoide y el óvulo. En el contexto de vidas pasadas podríamos decir que lo que soy hoy es el efecto de la unión de muchos espermatozoides y muchos óvulos a lo largo de un período de siglos o milenios. Comoquiera que trates de entenderlo, se reduce al mismo contenido: no estoy aquí por mi propia decisión, sino por algo externo a mí mismo que me causó.

Cuando escindimos el efecto de la causa y reprimimos la causa, ya no tenemos conocimiento de ella. En otras palabras, nos volvemos sin mente, porque la causa es la mente. Entonces nos quedamos con el efecto que ahora creemos que es una causa. Como veremos más adelante, la enfermedad se entiende en este marco. Cuando pensamos en una enfermedad, ya sean síntomas mentales o físicos, lo que catalogamos como enfermo o afectado no es ni más ni menos que el efecto de la causa. Un principio muy importante en el Curso, al que volvemos una y otra vez porque es tan central, es el principio de que las ideas no abandonan su fuente. La idea de un universo físico —no solo el mundo que percibimos— es la idea que nunca ha dejado su fuente en la mente. Esto significa que literalmente no hay mundo fuera de nuestras mentes porque las ideas no abandonan su fuente.

A nivel del microcosmos, por ejemplo, cuando busco deshacerme de mi culpabilidad, proyectarla sobre ti, hacer que te sientas culpable, hallar defectos, juzgarte, culparte, criticarte, etc., tengo la esperanza mágica de haberme deshecho de mi culpabilidad, del odio a mí mismo, de la terrible sentencia dictada en mi contra, colocándola sobre ti y convirtiéndote en la morada del mal, la oscuridad y el pecado. La culpabilidad y el pecado descansan sobre ti; ya no yacen dentro de mí. Esa es la esperanza mágica. No significa que me sienta menos culpable. De hecho, ese ataque refuerza mi culpabilidad, porque hay una parte de mí que sabe que te he atacado falsamente. No importa lo que hayas hecho; no importa cuán reprobables o despiadadas hayan sido tus acciones ante mis ojos o los del mundo entero; aun así no te hace responsable de lo terrible que me siento ni de la angustia, la intranquilidad o el desasosiego que siento dentro de mí. No importa cómo trate de proyectar mi culpabilidad y hacer que otra persona sea responsable de lo terrible que me siento, no cambia el hecho de que la culpabilidad sigue dentro de mí, porque las ideas no abandonan su fuente. La fuente de la culpabilidad en mi mente nunca me ha abandonado tan solo porque me dejé llevar por la idea mágica de pensar que podría desecharla colocándola en ti y luego hallar motivo para criticarte.

El principio de que las ideas no abandonan su fuente también opera en el Cielo. Somos una idea en la Mente de Dios y eso es lo que Jesús quiere decir en el Curso cuando habla de que somos pensamiento. Somos pensamiento; no somos carne. Somos un pensamiento en la Mente de Dios. Juntar eso con el principio de que las ideas no abandonan su fuente es una reafirmación del principio de la Expiación que dice que la separación de Dios nunca sucedió. Dentro de la demencia de nuestro sueño, somos libres de creer que hemos logrado lo imposible, pero eso no significa que lo hayamos hecho, porque las ideas no abandonan su fuente. La idea del Hijo de Dios nunca ha dejado su fuente en Dios. La idea de la culpabilidad nunca ha dejado su origen en mi mente cuando busco proyectarla sobre ti. La enfermedad de creer que podría destruir a Dios, salirme con la mía y luego ser feliz, nunca ha abandonado su fuente, aunque he inventado un cuerpo y he hecho que se enferme. La enfermedad nunca ha abandonado su fuente; la culpabilidad nunca ha abandonado su fuente; el amor nunca ha abandonado su Fuente.

El ego, por supuesto, enseña exactamente lo contrario. Todo el sistema de pensamiento del ego comienza con la propuesta de que las ideas abandonan su fuente. Una vez que la idea abandona su fuente, creemos que esta se ha vuelto inexistente. Y luego, una vez que empiezo el sueño secreto del ego, que es el hogar de la culpabilidad, el ego me dice que las ideas abandonan su fuente: puedo deshacerme de mi culpabilidad inventando un mundo donde se alojan cuerpos separados, sobre cada uno de los cuales puedo proyectar mi culpa. Así termino con ella y alguien más pagará el precio de mi pecado, no yo. De hecho, una causa y un propósito de la enfermedad es que me permite decir que tú me hiciste esto. Tú has hecho que me enferme. Y no importa si defino el patógeno como tú (mi madre, mi padre, mis hermanos, mis amantes, mi cónyuge, mis hijos, etc.) o si defino el patógeno como una bacteria o un virus. En cualquier caso, sigo diciendo que la razón por la que me siento tan miserable, tan privado de sosiego, tan incómodo es que me ha invadido un poder o una fuerza que está fuera de mi control. Ese es el propósito de la enfermedad, y volveremos una y otra vez a ello.

Pero lo que es de gran importancia y en cierto sentido constituye el trasfondo metafísico para todo lo que vamos a comentar, es entender realmente que no hay cuerpo, no hay enfermedad, no hay mundo: las ideas no abandonan su fuente. Solo hay pensamientos enfermos en nuestras mentes. Esa es la enfermedad. Un cuerpo enfermo se puede definir de muchas maneras: por un síntoma físico, por lo que solemos considerar una enfermedad mental, o simplemente por estar molesto con respecto a algo, un estado emocional transitorio. Todos estos no son ni más ni menos que el intento del ego de cumplir el deseo de su sueño, que es mantenernos separados y creyendo que tenemos una identidad separada de Dios. Ese pensamiento entonces acaba alojándose en un cuerpo, el cual entonces se define a sí mismo en términos de su diferenciación con respecto a otros cuerpos. Esa es la enfermedad, la creencia de que ese es quien soy.

Una vez más, el deseo secreto del ego es mantener intacto al yo separado, pero culpar de ello a alguien o algo más. Curiosamente, la palabra patógeno proviene del vocablo griego pathos, que significa enfermedad o dolencia y gen, que significa lo que causa o produce algo. En el mundo, tendemos a pensar —al igual que la mayoría de los biólogos y las personas del ámbito médico— que los patógenos son organismos como bacterias o virus que causan enfermedades. Cuando estudiamos Un curso de milagros, entendemos que el verdadero patógeno es la culpabilidad. Esa es la causa de una enfermedad; y más concretamente, es nuestra decisión a favor de la culpabilidad, porque esta no existe fuera de nuestra creencia en ella y deseo de ella. Deseamos la culpabilidad porque la culpabilidad dice que he pecado. El pecado dice que me he separado de Dios, lo que significa que este yo separado, con el que ahora me estoy complaciendo, es real, pero no quiero ser castigado por ello. Por eso tenemos el segundo sueño, el sueño del mundo, cuya finalidad es completar el deseo del ego cumpliéndoselo: hallando defecto en todos los demás y catalogando cuanto hay en el mundo como un patógeno potencial o real. Estoy plagado de enfermedad, no por , sino por alguna otra persona o cosa. Por eso hay un mundo. Recuerden, de nuevo, hay que entender el propósito. Por eso hay un mundo. Si van a entender algo acerca de este mundo, y sobre todo, acerca de este curso, deben reconocer el único propósito que tienen el cuerpo y el mundo. La finalidad de ambos es tener la capacidad de cumplir el deseo de mantener intactos mi pecado y mi yo separado. Ambos están en mi mente, pero luego mágicamente creo que, culpando a otras personas, puedo deshacerme de toda responsabilidad de ser pecador y de ser yo. Por eso hay un mundo de cuerpos. Como dice el libro de ejercicios: «Así fue como surgió lo concreto» (L-pI.161.3:1). Debe haber algo que yo odie. Necesito que ahí fuera haya algo por medio de lo cual pueda deshacerme de mi odio, del odio a mí mismo.

Como veremos más adelante, el Espíritu Santo tiene un uso diferente para el cuerpo: corregir la confusión de causa y efecto. Consideramos que los cuerpos son tanto efectos como causa: tu cuerpo ha causado el efecto, que es mi cuerpo que siente dolor. El Espíritu Santo nos ayuda a reconocer mediante nuestras percepciones erróneas del cuerpo que el cuerpo únicamente sirve para redirigir nuestra atención a la causa real, que es haber elegido a favor de la culpabilidad en la mente. Esa es la enfermedad.