«Reglas para tomar decisiones»
(Texto - Capítulo 30 - Sección I)

Extractos del taller celebrado en la
Fundación para Un curso de milagros
Roscoe NY

Kenneth Wapnick, Ph.D.

Parte V
Regla 1 (cont.)

(T-30.I.3:1-2) El mayor problema que tienes ahora es que todavía tú te decides primero y luego decides preguntar qué es lo que debes hacer.

Obviamente, todo el mundo entiende lo que esto significa. Lo que resulta tan sorprendente es que cuando leemos estas palabras en un taller como este, su significado está claro. Sin embargo, cuando abandonas este taller y vuelves a tu ritual diario de preguntarle al Espíritu Santo qué debes hacer, olvidas por completo lo que antes era muy obvio. Jesús está diciendo aquí que no eres consciente de que cuando pides ayuda a él o al Espíritu Santo, lo que estás haciendo realmente es decirles lo que ellos deben decirte. Y puesto que eso es lo que crees que deberían decirte, eso es lo que oirás que ellos te dicen. Entonces estarás seguro de que estás oyendo la voz de ellos, cuando en realidad todo lo que estás oyendo es una proyección de la tuya. Y esto ocurre porque no eres consciente de tu silenciosa inversión en tener la razón, en saber qué es lo correcto para ti o para el mundo. Esto es muy sutil y muy insidioso.

Muchos de ustedes, seguramente, por su propia experiencia con el Curso y por la experiencia de otras personas que estudian el Curso, han visto muchas veces cuán a menudo la gente jura que está oyendo al Espíritu Santo, y es obvio que no es así: no se están conduciendo de manera amorosa ni coherente, y ciertamente no le traen paz a nadie. Pero están seguros de que tienen razón, porque después de todo, cerraron los ojos, abrieron los oídos y oyeron una voz. Olvidaron que una mente escindida puede oír dos voces. La voz del ego es fuerte, estridente y su grito es agudo. La Voz del Espíritu Santo, por citar de la Biblia, es queda, bajita y muy apacible. No se oirá mientras la voz del especialismo clame en tu oído. Por eso es tan esencial que como estudiantes del Curso trabajen en reconocer esa clamorosa voz del especialismo. Únicamente reconociendo lo que es y reconociendo que tú la has elegido y por qué la has elegido, puedes comenzar a perdonarte por haberlo hecho. Entonces los gritos disminuirán y oirás esa Voz hermosa y apacible. Pero no la oirás mientras sigas identificado con tu especialismo. Que no te quepa la menor duda: todos en este mundo están completamente identificados con su especialismo; de lo contrario no estarían aquí. Esto es muy, pero muy importante. Esto es lo que significa cultivar una actitud de humildad al trabajar con este curso. Tener humildad significa que no niegas el poder de tu ego, lo cual realmente significa que no niegas el poder de tu identificación con el ego.

Jesús nos está enseñando que cuando nos decidimos, y luego decidimos preguntar qué debemos hacer, el resultado inevitablemente será un conflicto, porque tenemos intenciones ocultas sobre lo que queremos oír, sobre lo que queremos que resulte de una situación, lo cual significa que no queremos oír lo que Jesús tenga que decir, porque ya sabemos qué es lo correcto, lo que a su vez significa que nos dará miedo oír la voz de él. Ese es el conflicto, el conflicto nacido de una mente escindida. Hay una parte de nosotros que sabe, en cierto nivel, que lo que estamos haciendo, viendo y creyendo no es real, no es correcto y procede del ego. Pero nos aterra dejarlo ir, porque nos da más miedo esa hermosa Voz que significa el fin de nuestro especialismo. Ese es nuestro verdadero temor. Así que cuanto más nos atemorice la Voz del Espíritu Santo, más tendremos que atacarlo glorificando nuestro especialismo. Cuanto más glorifiquemos nuestro especialismo atacando al Espíritu Santo, más culpables nos sentiremos. Cuanto más culpables nos sintamos, más creeremos que merecemos que Él nos castigue. Y de este modo seguimos vuelta tras vuelta en este círculo muy vicioso. No hay otra salida salvo entender qué es lo que estamos haciendo. Pero antes de que podamos entender lo que estamos haciendo, tenemos que mirar lo que estamos haciendo, y antes de mirar lo que estamos haciendo, primero tenemos que entender que hay un grave problema en nuestras mentes. El simple hecho de que el Curso diga que el problema es inventado no significa que realmente creamos que es inventado. Si realmente creyéramos que es pura invención, no necesitaríamos Un curso de milagros ni estaríamos aquí en esta aula de clase conocida como el mundo.

Así que lo que esta primera regla para tomar decisiones está señalando es que todos vivimos creyendo en un conflicto tremendo. Parte de nosotros anhela más que nada en el mundo oír la voz de Jesús, tomar su mano y regresar a casa. Hay otra parte de nuestras mentes a la que eso le aterra. Los psicólogos de antaño solían denominarlo el conflicto de acercamiento y evasión: quieres acercarte a algo más que a cualquier otra cosa, pero también quieres evitarlo porque crees que te traerá dolor. Y creemos que el Amor de Dios nos traerá dolor porque eso es lo que nos dijo el ego. Desafortunadamente, puesto que más vale malo conocido que bueno por conocer, más nos aterra el Amor del Espíritu Santo. Más nos aterra Su respuesta, porque Su respuesta significa el final de nuestra respuesta. No es posible que coexistan dos respuestas contradictorias. Si la respuesta del Espíritu Santo es verdad, y sabemos en lo más profundo del corazón que lo es, nuestra respuesta acabará por ser falsa. Y nuestra respuesta no solo es la respuesta específica a un problema específico, la respuesta es nuestra identidad misma. Esto significa que, si la respuesta de Jesús es verdad, no solo quiere decir que mi respuesta es falsa, sino que yo soy falso; lo cual significa que yo dejo de existir. Ese es el terror. Esa es la motivación oculta que yace tras lo que parece ser una terquedad obstinada de negarnos a oír lo que Jesús nos dice. Debemos reconocer realmente que lo que yace tras nuestra negativa es la aterradora creencia de que, si me he equivocado, mi especialismo se va por la borda, lo cual significa que yo dejo de existir.

Así que lo que él nos está pidiendo ahora es tomar conciencia de que, cuando pedimos ayuda, cuando pedimos una respuesta específica a un problema, en la mayoría de los casos, realmente estamos estableciendo las condiciones para que oigamos la respuesta que queremos oír. Habiendo olvidado que lo establecimos de ese modo, creeremos que la voz que oímos es la Voz del Espíritu Santo. Por eso resulta tan fácil perder la noción de lo que se trata este curso. Este no es un curso de oír al Espíritu Santo ni un curso de obtener una orientación específica. Este es un curso de milagros, y el milagro es darnos cuenta de que podemos elegir entre dos voces. Este no es un curso de efectos; no es un curso en el que aprenderemos a decidir qué debemos hacer con nuestras vidas. No hay nada en el Curso que nos diga eso. Lo que el Curso nos dirá es qué pasos debemos dar para que abandonemos a nuestro ego y nos unamos al Espíritu Santo. Este es un curso que habla de la causa, es decir, de la mente. No es un curso que hable del cuerpo, del mundo, del efecto. La manera de resolver situaciones y problemas en el mundo es acudir a la única Respuesta que yace tras todos los problemas. Y cuando nos identificamos con esa única Respuesta y experimentamos ese Amor, ese Amor automáticamente se traduce Él Mismo en todas las cosas específicas que creemos necesitar aquí. No hace falta que nosotros efectuemos la traducción. Esta se efectuará automáticamente para nosotros. Lo que tenemos que hacer es unirnos a ese Amor en nuestras mentes. Eso es lo importante. Repito, en realidad tenemos que entrar en contacto cada vez más con el especialismo que insiste en que la situación sea como pensamos que es y que, por lo tanto, necesita la solución que nuestra experiencia pasada nos ha dicho que funcionará. Tenemos que darnos cuenta de que siempre estamos equivocados y de que más nos conviene estar equivocados que tener razón.

(T-30.I.3:3) Y es posible que lo que oigas no resuelva el problema tal como lo percibiste inicialmente.

Ahora Jesús se está refiriendo a oír al Espíritu Santo. Por lo tanto, puede que la respuesta que oigamos no resuelva el problema de la manera en la que lo percibimos, que es a través de los ojos de nuestro especialismo. Esto significa que todos los problemas que percibimos siempre los percibimos a través de los ojos de nuestro interés propio. ¿Qué hay en esto para ? No me importa realmente lo que te pase a ti. Solo me importa que se satisfagan mis propias necesidades. Eso es el especialismo. Lo que más le conviene a mi familia, a mi grupo social, a mi grupo religioso, a mi grupo racial, a mi partido político, a mi país, a Un curso de milagros, al sindicato del cual soy miembro, al grupo de presión al que apoyo activamente en Washington. Siempre es lo que más me conviene a mí y al grupo con el cual me identifico. Nunca es lo que más le conviene a toda la Filiación. Al ego no solo no le importa toda la Filiación, ni siquiera sabe qué significa eso, porque el ego no sabe lo que es la plenitud. Sabe lo que es la separación, lo que es la diferenciación, lo que es la fragmentación. No tiene ni idea de lo que es la plenitud.

El ego es el pensamiento de la separación, no puede concebir algo ajeno a sí mismo. Eso equivale a decir que el ego no tiene ni idea de lo que es el amor. Desde luego sabe lo que es el amor especial, porque eso fue lo que fabricó. No sabe lo que es el amor porque el amor es plenitud. Si Dios es el Amor y la perfecta plenitud y el ego es el pensamiento de estar separado de ese Amor y esa plenitud, ¿cómo podría el ego entender ese Amor y esa plenitud? Por eso este curso no es un curso acerca del amor. De hecho, Jesús dice justo en la Introducción del texto: «Este curso no pretende enseñar el significado del amor, pues eso está más allá de lo que se puede enseñar» (T-in.1:6). Aquí no puedes aprender acerca del amor. Lo que puedes aprender a hacer, como procede a decir, es a remover las interferencias que te impiden ser consciente de la presencia del amor. Este es un curso sobre deshacer al ego, no sobre el amor. En este mundo simplemente no hay manera de que entendamos lo que es la unidad o la plenitud. Por lo tanto, cada vez que pidan ayuda específica, dense cuenta de que es su ego, porque cualquier cosa que el Espíritu Santo les responda ayudaría, de una u otra manera, a toda la Filiación. Ese es otro argumento de Jesús a favor de que le pidas ayuda a él en lugar de pedírtela a ti mismo, porque desconocemos lo que más nos conviene a todos. No hay forma de que lo sepamos. Por lo tanto, lo que más nos conviene es soltar la ilusión de que sabemos; esa es nuestra única responsabilidad: soltar la ilusión de que sabemos.

(T-30.I.3:3-5) Y es posible que lo que oigas no resuelva el problema tal como lo percibiste inicialmente. [Jesús es bondadoso. No es que lo que oigas posiblemente no resuelva el problema; no puede resolver ni va a resolver el problema como tú lo veías al principio.] Esto conduce al temor porque contradice tu percepción, de modo que te sientes atacado y, por ende, furioso.

Por eso la gente no ama a Jesús. Las personas odian a Jesús porque él representa exactamente lo contrario de lo que creen. Por eso el mundo odió a Jesús y a su mensaje, y cambió ese mensaje cuando él estuvo aquí hace dos mil años. Por eso el mundo todavía odia a Jesús y a su mensaje. Su mensaje significa el final del especialismo. Y en la medida en que te identifiques con tu especialismo, no puedes sino odiar a aquel que representa su final, porque significa tu final. No puede haber transigencia alguna con esto. Si crees que amas a Jesús, estás muy equivocado. ¡Si lo amaras, aún estarías con él en el Cielo! Es por eso por lo que este curso no dice que debas amarlo, sino que debes perdonarlo, porque al perdonarlo estarás deshaciendo las barreras que estás colocando entre tú y él. Lo que quieres hacer, por lo tanto, es entrar en contacto con la parte de ti a la que él no le agrada, no con la parte de ti a la que le agrada. Quieres entrar en contacto con la parte de ti que se avergüenza de él y que cree que él se avergüenza de ti, con la parte que lo considera un rival: alguien que, si lo admites en tu vida, te destruirá. (Desde el punto de vista del ego, por supuesto, eso es cierto.) Esta parte de ti te llevará a temer a lo que él representa y a temer a todo lo que te llegue proveniente de él. En un sentido general le temerás a este curso, y en un sentido específico te dará miedo cualquier cosa que experimentes en el nivel personal. Eso es lo que está diciendo.

Si tenemos un interés creado en percibir la situación tal como la hemos configurado, y en que el resultado sea tal como queremos que sea, tendremos miedo y consideraremos que se nos está imponiendo una solución proveniente de otro lugar. Jesús no ve la situación como nosotros la vemos. No la ve aislada. Considera que la situación no es más que un reflejo fragmentario del problema que toda la Filiación comparte como una sola. Por lo tanto, cualquiera que sea la respuesta que él te dé, será una solución que beneficiará a toda la Filiación como una sola. Nosotros la percibimos como fragmentada. Él la conoce como es: como una misma. Hay un único Hijo en el Cielo, y se cometió un único error. Esta es otra manera de entender por qué Jesús no deja de decir que este es un curso muy simple: solo hay un problema, y solo hay una solución a ese problema. Una vez más, establecer el problema para que tengas un interés creado en el resultado conducirá al miedo, «porque contradice tu percepción, de modo que te sientes atacado y, por ende, furioso». Entonces, la furia se dirigirá a lo que se percibe como el enemigo. En el fondo, el enemigo será el Curso. Será Jesús. Será el Espíritu Santo. Será Dios.

(T-30.I.3:6-7) Hay ciertas reglas mediante las cuales esto se puede evitar. Pero es inevitable que ocurra al principio, mientras aún estás aprendiendo a escuchar.

Nuevamente —y esto lo seguiremos viendo hasta el final—, está claro que Jesús ve esto como un proceso, algo que tenemos que aprender y practicar. Nos está diciendo: «Doy por hecho que no vas a hacer lo que te digo que hagas. Al principio sí ocurre que antepones tu voluntad a la mía, que vas a creer que tú sabes más que yo qué es lo que más les conviene a ti y al mundo». Así que ya no tienes que fingir que eres este santo estudiante de Un curso de milagros. Lo que te convierte en un santo estudiante de Un curso de milagros es que te des cuenta de que no eres nada santo. Con esto no se aprende a hacer nada; se aprende a deshacer. Es extremadamente importante. No dejes que nadie te diga que este curso se trata de otra cosa. No es un curso para que aprendas a hacer algo. No es un curso para que aprendas a ser algo. No es un curso para que aprendas a ser amoroso. Este es un curso para que te des cuenta de cuán lleno de odio y de especialismo estás: ese es el problema. Pasajes como este dejan bien claro que Jesús da por hecho que sus estudiantes no van a soltar su especialismo tan solo porque él pide que lo hagan.

Este es el capítulo 30, y Jesús está diciendo aquí lo mismo que dijo al principio. Ahora nos está dando algunas reglas. Y por reglas quiere decir directrices, no reglas en el sentido de que «debes hacer esto». Estas son las directrices que te ayudarán a aprender que en efecto has hecho una elección equivocada, lo cual implica automáticamente que puedes hacer una elección correcta. Aprender que has hecho la elección equivocada ha de significar que había otra cosa en contra de lo cual elegiste. Ese es el propósito de esta sección, y ese es el propósito del Curso: lograr que reconozcamos que en efecto existe una opción. Recordemos de nuevo: el ego hizo que eligiésemos al ego, en contra del Espíritu Santo. Enseguida hizo que olvidásemos lo que habíamos hecho, porque nos dejó sin mente. En el diagrama, el término «estado sin mente» es de suma importancia. El ego nos ha dejado sin mente, para que no seamos conscientes de que tenemos una opción. El propósito del Curso es recordarnos —lo cual hace el milagro— que la opción no implica nada que tenga que ver con lo externo a nuestra mente. La opción únicamente tiene sentido en lo que se refiere a lo que está dentro de nuestras mentes. Y esa opción siempre es entre la voz del ego (la voz del especialismo) y la Voz del Espíritu Santo (la Voz de deshacer el especialismo).

Estas son, pues, las directrices que ahora nos dará, para que nos quede bien claro que no queremos la salvación, que no queremos aprender ni hacer lo que este curso dice. A las personas no se les dificulta entender el Curso porque padezcan un déficit de aprendizaje. La razón por la cual se les dificulta aprender y entender este curso es que no quieren saber lo que dice, porque lo que dice es exactamente lo contrario de lo que creemos, y de quienes creemos que somos.