«Reglas para tomar decisiones»
(Texto - Capítulo 30 - Sección I)

Extractos del taller celebrado en la
Fundación para Un curso de milagros
Roscoe NY

Kenneth Wapnick, Ph.D.

Parte XII
Reglas 4 (cont.) y Reglas 5 a 7

Pasemos ahora al último párrafo del capítulo 5, que es una maravillosa exposición de esta cuarta regla para tomar decisiones: «Por lo menos puedo decidir que no me gusta cómo me estoy sintiendo ahora». No puedo enfatizar lo suficiente cuán importante es que se permitan sentir su dolor, sentir el sistema de pensamiento de su ego, comoquiera que se les manifieste. Si no te permites sentirlo, que de nuevo es lo que el bobo embelesado intenta hacer (en otras palabras, lo tapa y todo está de maravilla), entonces no habrá motivación para aprender y practicar este curso. Si realmente crees que eres feliz y estás en paz, ¿para qué necesitas un curso? El propósito de este curso es darte una manera de deshacer tu dolor. Si no crees que tienes dolor, no necesitas esto. Así que, de nuevo, una de las primeras ideas, al trabajar con este curso, es entender que uno de los propósitos centrales de Jesús es que reconozcas que no reconoces cuánto dolor estás sufriendo.

(T-5.VII.6:1-2) Tomar la decisión no puede ser difícil. Esto es obvio si te das cuenta de que ya has de haber decidido no ser plenamente dichoso si así es como te sientes.

Todo esto se basa en la idea de que te estás permitiendo reparar en que no te sientes dichoso ni feliz, que te sientes ansioso, culpable, solo, triste, deprimido, temeroso, etc. Si no te permites sentir eso, todo lo demás es imposible. Otra premisa es la idea de que, si no te estás sintiendo dichoso, eres el único que lo ha elegido, como ya habíamos comentado. Si no existe ningún mundo fuera de tu mente, no hay nada que pueda tener efecto alguno en ti. Si eres infeliz, eres el único que te ha hecho infeliz.

La resistencia a esto es enorme porque —volviendo a ese instante original— el ego dijo que, si miras tu culpabilidad, la cual es por tu responsabilidad de separarte de Dios y de Cristo, y luego literalmente destruir el Cielo e inventar un mundo que es lo opuesto del Cielo, si miras tu culpabilidad y aceptas la responsabilidad de lo que hiciste, justo detrás de eso está el iracundo Dios vengativo Quien te destruirá. De ahí proviene el terror. Eso es lo que opera en las honduras de la mente de todos. Este mundo entero se convierte en un manto masivo de cosas, simplemente para mantener alejada de nosotros la angustia de ese pensamiento. Y todo el asunto es inventado porque todo el sistema de pensamiento de pecado y culpabilidad es inventado. Pero no sabrás que es inventado hasta que lo mires; de ahí la importancia de este tema.

De nuevo, pues, el primer paso en el deshacimiento —en deshacer la decisión y el efecto de la decisión (que es sentirte pésimo)— es reconocer que decidiste equivocadamente a sabiendas, pero que con igual empeño puedes decidir de otra manera. La frase clave aquí es con igual empeño. Jesús te está diciendo de manera muy clara que tú has elegido esto a sabiendas. Esta es una elección deliberada: no quieres estar con Jesús. No quieres estar con el Amor de Dios. Quieres estar contigo mismo. Quieres estar con tu especialismo. Por lo tanto, esta es una opción activa. Luego lo pone todavía más en claro:

(T-5.VII.6:4) Sé muy firme contigo mismo con respecto a esto [al darte cuenta de que, a sabiendas, has elegido al ego] y mantente plenamente consciente de que el proceso de deshacimiento, que no procede de ti, se encuentra no obstante en ti porque Dios lo puso ahí.

En otras palabras, como egos no somos nosotros quienes podemos deshacer al ego; ese es el papel de Jesús y del Espíritu Santo. Así pues, realmente estamos hablando del tomador de decisiones, la parte de nuestras mentes que elige, que se volvió en contra de Jesús y se volvió hacia el ego; por lo tanto, esa misma parte de nuestra mente es la que ahora debe elegir en contra del ego y volverse nuevamente hacia Jesús. Nuestra tarea es hacer eso. Una vez que nos unimos con él, lo cual repito significa que miramos a nuestro ego o al de cualquier otro sin juzgarlo, hemos completado nuestra parte en la Expiación.

Esta siguiente línea lo dice claramente.

(T-5.VII.6:5) Tu papel consiste simplemente en hacer que tu pensamiento retorne al punto en que se cometió el error y en entregárselo allí a la Expiación en paz.

Esta declaración aclara de maravilla cuál es tu papel. En esto radica estar levemente dispuesto: en «hacer que tu pensamiento retorne». Antes mencioné la idea de las «divagaciones de la mente», que Jesús le había dicho a Helen que era demasiado tolerante con las divagaciones de su mente (T-2.VI.4). Tu mente divaga cuando tus pensamientos del ego vagan desde tu mente y se introducen en el mundo, y ahora piensas que están en el mundo. Así que él está diciendo que hagas retornar tu pensamiento y tu atención de donde habían divagado (introduciéndose en el mundo) a la mente, hasta ese punto de elección en el que se cometió el error. Ese es el tomador de decisiones. Ese es todo el problema. No hay problema en el mundo, no hay problema en la mente del ego, hay un problema en tu mente, en el tomador de decisiones que ha elegido creer en la mente del ego, y que luego optó por abandonar la mente e inventar un mundo. Así que tu único papel es el siguiente: «hacer que tu pensamiento retorne al punto en que se cometió el error y entregárselo allí a la Expiación en paz». A esas alturas, pues, se lo entregas legítimamente al Espíritu Santo, legítimamente le ofreces tu miedo y tu culpabilidad al Espíritu Santo, porque ahora realmente la has visto. Has visto el hecho de que tú la escogiste, la hiciste real, y ahora puedes decidir lo contrario, lo cual significa entregársela al Espíritu Santo. «Entregársela» significa que ahora lo miras con Su Amor a tu lado, y sin juzgar.

Básicamente lo que tenemos hasta ahora es una maravillosa descripción de qué es el perdón como un proceso. De modo que cuando hablamos del perdón como un proceso, podemos ver que el primer paso en el proceso de deshacimiento es reconocer que decidimos erróneamente de forma activa, pero que de forma igualmente activa podemos decidir de otra manera. Entonces nuestro papel es simplemente remontar nuestro pensamiento al punto en que se cometió el error y entregárselo en paz a la Expiación. Esto es realmente lo que es el proceso de perdón.

Pasemos ahora al libro de ejercicios, Lección 23. Aquellos de ustedes que hayan leído mis libros anteriores y me hayan oído hablar durante varios años saben que solía hablar de los «tres pasos del perdón». Eso lo saqué de este pasaje al final del capítulo 5, que acabo de leer, y del quinto párrafo de la Lección 23, que ahora leeremos . . .


Nota del editor: Este comentario sobre la Lección 23 no se ha incluido en estos extractos.


Repasando el proceso de perdón como se expresa específicamente en este párrafo final del capítulo 5, vemos por lo tanto que el proceso comienza con la idea: No me siento bien, algo anda mal, no estoy en paz. Ahora me doy cuenta de que no es que no esté en paz porque algo externo ha sucedido o no ha sucedido. No estoy en paz porque elegí no estar en paz. Y en algún momento podré elegir estar en paz. En otras palabras, me doy cuenta de que la causa de mi problema está en mi mente, no fuera de ella. Yo soy el que puso el problema en mi mente, soy el único que puede retirarlo de ahí, y la manera de retirarlo es uniéndome con Jesús o el Espíritu Santo. Al unirme con ellos cuando miro a mi ego, he deshecho la causa del problema y del sufrimiento. Así que, en este punto, Jesús ya nos brinda alguna ayuda con este proceso.

(T-5.VII.6:6) Repite para tus adentros lo que sigue a continuación tan sinceramente como puedas, recordando que el Espíritu Santo responderá de lleno a tu más leve invitación.

Ahora bien, ¿por qué Jesús habría de decir: «tan sinceramente como puedas»? Porque sabe que nadie es sincero. No te está juzgando, no te está atacando, no se está mofando de ti ni se está divirtiendo a tu costa. Está tratando de eximirte de tu culpa dejándote saber que él sabe que estás mintiendo. Por consiguiente, no hay culpa en esto. Esta es una manera de aprender a mirar la «diminuta idea loca» de querer separarte de Dios y decir: «Esto no tiene nada de particular». Por lo tanto, no hace falta sentir que tengas que engañarlo.

La frase «el Espíritu Santo responderá de lleno a tu más leve invitación» es una forma metafórica de describir el hecho de que el Espíritu Santo está plenamente presente. Es solo que tú le has azotado la puerta en las narices. Así que simplemente abres la puerta y Él está ahí. No tienes que enviarle una invitación y esperar Su respuesta. No responde de manera activa. Su misma Presencia es la respuesta. Está ahí. Su luz está brillando, y tú la has tapado. Lo que el perdón hace es quitar lo que la tapaba. Y entonces Su Amor, que siempre estuvo presente, está ahí para que lo recuerdes.

Ahora Jesús nos da una secuencia de declaraciones. No tienen que repetirlas necesariamente al pie de la letra, pero sí quieren captar el contenido subyacente en la forma de cada una de las declaraciones.

Debo haber decidido erróneamente porque no estoy en paz.

_____________________________

Yo mismo tomé esa decisión, por lo tanto, puedo tomar otra.

_____________________________

La tercera es una declaración rotunda de lo que queremos:

Quiero tomar otra decisión porque deseo estar en paz.

Una y otra vez en el Curso Jesús apela a los motivos puramente egoístas en todo el mundo. Ese es el anzuelo aquí. Está diciendo: «¿Realmente quieres ser feliz y estar en paz? Si es así, haz lo que te digo. No lo hagas porque yo lo diga y porque esta sea la santa palabra de Dios. Hazlo para que te sientas mejor». Una vez más, él apela a los motivos más bajos en cada uno de nosotros: queremos sentirnos bien. También nos está diciendo que no sabemos qué nos hará sentir bien, pero él sí sabe, razón por la cual debemos pedirle que nos enseñe. Creemos que lo que nos hará sentir bien es conseguir lo que queremos. ¡Eso nunca nos hará sentir bien! Temporalmente quizás, porque nos recordará que nos sentimos bien porque matamos a Dios. En una de las secciones importantes sobre relaciones especiales en el capítulo 16, Jesús nos pide que consideremos: «Si percibieras la relación especial como un triunfo sobre Dios, ¿la desearías?» (T-16.V.10:1). Si realmente entendieras que, al conseguir lo que quieres de otra persona —conseguir que se satisfagan tus necesidades—, estás reviviendo aquel instante original cuando triunfaste sobre Dios y te sentiste tan bien porque te libraste del yugo de Su Amor y podías estar por tu cuenta; si comprendieras que eso es lo que estás haciendo, ¿lo seguirías eligiendo?

La respuesta obvia es que seguimos eligiéndolo porque no sabemos que lo estamos haciendo. Eso es lo que él nos está enseñando: que en realidad queremos sentirnos mejor, realmente mejor, con la verdadera paz de Dios, que no depende de nada externo. Por eso queremos tomar otra decisión.

No me siento culpable porque el Espíritu Santo, si se lo permito, anulará todas las consecuencias de mi decisión equivocada.

«Las consecuencias equivocadas» son los pensamientos de dolor y sufrimiento en nuestras mentes. No está diciendo que el Espíritu Santo vaya a agitar una varita mágica que deshará todos los errores del mundo. Es bastante obvio, por la propia vida de Jesús, que él (Jesús) no hizo eso, y si esa fue su misión, fracasó miserablemente. No convirtió al mundo en un mejor lugar externamente. Le recordó al mundo que lo que hay que hacer con el mundo y con el desierto es marcharse. A la gente no le gustó mucho esa respuesta y primero lo mataron para que no pudiera enseñar nada más. Luego reescribieron lo que él enseñó, para que todos creyéramos que él dijo que debíamos convertir el mundo en un lugar mejor. ¡Eso fue exactamente lo contrario de lo que enseñó! Es lo que la gente está tratando de hacer con este curso también, pero es más difícil, pues por lo menos ahora sabemos lo que dijo. Nadie sabe con certeza qué dijo hace 2000 años.

Por lo tanto, el Espíritu Santo no quita las consecuencias externas, porque no hay consecuencias externas. Hay reflejos y sombras en el exterior que provienen de las consecuencias en el interior. ¿Qué pasa cuando sientes culpa? Te sientes terrible. Te sientes angustioso, aterrado y enfermo. Cuando eliges al Espíritu Santo en lugar del ego, te estás uniendo con el Amor de Dios del que te habías separado, lo cual deshace el «pecado» de estar separado de Dios. Eso deshace la culpabilidad y todas las terribles consecuencias de la culpabilidad. Por consiguiente, no es que el Espíritu Santo de manera activa retire todos los malos pensamientos y sentimientos que tienes. los retiras, porque fuiste tú quien los puso ahí. Pero los retiraste uniéndote con Él. Por eso unirse con Él o con Jesús es central en el Curso. Por eso pedir la ayuda de Ellos es fundamental en el Curso. Pedir ayuda, es decir: «Yo no sé, pero tú sabes».

Finalmente:

Elijo permitírselo, al dejar que Él decida en favor de Dios por mí.

Yo no decido a favor de Dios, porque el Dios a favor del que yo decidiré es mi Dios ego: ese es el Dios del especialismo. Ese es el Dios de la religión (de la religión institucionalizada). Más bien permito que el Espíritu Santo elija a Dios por mí. Y básicamente eso significa que, uniéndome con el Espíritu Santo, ahora acepto Su concepción de Dios, que Dios es el perfecto Amor. Cuando me uno a mi ego, mi concepción de Dios es que es un Dios de especialismo, Quien cree en la separación, el pecado, la venganza, la forma, el ritual, etc., etc.

De modo que uniéndonos con el Espíritu Santo realmente estamos deshaciendo nuestras creencias dementes acerca de Dios.

_____________________________

Volvamos ahora a las «Reglas para tomar decisiones», capítulo 30 del texto, Regla 5.

(T-30.I.9:1-2) (5) Una vez que has decidido que no te gusta cómo te estás sintiendo, qué podría ser más fácil que continuar con: Por lo tanto, espero haber estado equivocado.

Esto es muy difícil. Ya hemos recorrido este camino. Ahora somos conscientes, después de haber dado todos estos otros pasos. Nuevamente, no estamos hablando de pasos literales, sino más bien de una descripción general del proceso de querer la paz y de luego tenerle miedo; de querer tomar la mano de Jesús, y luego querer soltarla y retomar la del ego. Así que en algún momento queremos entender que estamos equivocados: yo pensé que lo que estaba haciendo era lo correcto, pero no me está haciendo sentir bien. Ese es el paso crucial: establecer una conexión causal entre no sentirme bien (el efecto) y la causa (decidí erróneamente), es decir, cometí un error. Y esto significa que no sé lo que más me conviene. Ahora bien, la gran importancia de la declaración «Por lo tanto, espero haber estado equivocado» es que, si tengo razón y aun así me siento miserable, entonces no hay salida. Si soy consciente de que me estoy sintiendo intranquilo, angustioso, culpable, infeliz y con dolor y, sin embargo, he tenido razón en todo lo que he hecho, literalmente no hay esperanza. La esperanza procede de pensar: Pues, tal vez me equivoqué. Fíjense que la frase ni siquiera dice: «Por lo tanto, que he estado equivocado»; dice: «Espero haber estado equivocado». Si estoy equivocado, hay una respuesta correcta, porque lo correcto y lo equivocado son opuestos. Si estoy equivocado, tiene que haber una respuesta correcta en alguna parte. Una vez más, ese es el comienzo de volverme hacia Jesús. Tal vez él sepa más que yo.

La premisa aquí es que no me estoy sintiendo feliz, y que la causa de no sentirme feliz es que hice una elección equivocada.

Si ese es el caso (si ahora puedo admitir eso), esto contrarresta la sensación de oposición porque ya no percibiré a Jesús como mi enemigo. Ahora ruego que aún sea mi amigo y que no esté enojado conmigo; yo ya no me veo en oposición a él. Si siempre debo tener razón, él tendrá que estar equivocado, porque mi miedo obviamente es que él sepa más que yo. Por lo tanto, siempre tengo que insistir en que yo tengo razón, lo cual significa que me he ubicado nuevamente en aquel momento ontológico original, cuando creímos como un solo Hijo que teníamos razón y que Dios estaba equivocado. Dios «tiene razón» equivale a que Él diga: «No hay nada salvo Yo, salvo Mi realidad, que también es la tuya: es perfecto no dualismo. Es perfecta Unidad. No hay nada más». Si quiero existir como un ser separado, eso significa que Dios está equivocado y yo tengo razón. Eso es lo que revivimos una y otra vez. Este es el problema de autoridad. Quiero tener razón, lo cual significa que Dios debe estar equivocado. Esto significa que siempre creo que estoy en competencia con Dios, lo cual equivale a decir que estoy en competencia con Jesús. Y esto tiene que significar que estoy en competencia con su curso, porque su curso me está diciendo una y otra vez que estoy equivocado, y que él tiene razón. Eso me generará un amargo resentimiento hasta que yo pueda tomar la determinación para mí mismo de que mi insistencia en que he tenido razón es la que me ha llevado a sentirme muy mal. Y esto significa que ahora tengo la esperanza de que él realmente haya tenido razón y que yo me haya equivocado.

Ahora percibes a Jesús como tu amigo, como alguien que puede ayudarte, porque estás en un embrollo deplorable y ya no puedes ayudarte a ti mismo. Ya sabes que nada ahí fuera va a funcionar, y ahora te das cuenta de que tú tampoco funcionas. Por consiguiente, tienes la esperanza de que haya alguien más que tenga la respuesta correcta. Así que Jesús básicamente no nos está suplicando que seamos su amigo para el bienestar de su ego; él no tiene ego. Nos suplica diciendo: «Si realmente quieres ayuda, puedo ayudarte. Pero no puedo ayudarte a menos que te unas conmigo».

(T-30.I.9:3) Esto mitiga la sensación de resistencia y te recuerda que no se te está forzando a que aceptes ayuda, sino que es algo que deseas y necesitas porque no te gusta cómo te estás sintiendo.

Hasta que llegues a este punto, tal vez creas en un Jesús, quizá incluso creas en Un curso de milagros, pero habrá una parte de ti que siente que se te está forzando a aceptarlo en contra de tu voluntad. Habrá una parte de ti que insistirá obstinadamente en que tienes razón. Y tratarás tercamente de rechazar a Jesús. Y si le temes demasiado a esta parte de ti, pasará a la clandestinidad y harás todo esto de manera muy sutil. Una de las formas más sutiles, como hemos visto, es tratar de cambiar lo que dice este curso y hacer que quiera decir algo que no quiere decir. Esa es una de las formas sutiles. La forma no sutil es decirle a Jesús que se vaya al infierno. O bien, simplemente, cierras el libro de golpe y dices: «Esto no funciona, y quiero otra cosa».

Así que, de nuevo, la idea de abrigar la esperanza de que estés equivocado, lo cual implica directamente que Jesús tiene razón, «mitiga la sensación de resistencia y te recuerda que no se te está forzando a que aceptes ayuda, sino que es algo que deseas». Vean que una y otra vez Jesús está apelando al poder de nuestras mentes para elegir lo que queremos. Pero primero tiene que recordarnos que no sabemos qué queremos, por lo que él debe enseñarnos lo que queremos, y que efectivamente lo deseamos y lo necesitamos. Con demasiada frecuencia en los círculos religiosos, y desde luego este era el caso en el cristianismo, la gente sentía que no tenía opción. Debían hacer lo que el Jesús de la Biblia o el Jesús de las Iglesias decía. No lo hacían porque quisieran hacerlo. No tenían alternativa porque si no lo hacían, serían castigados. Aquí Jesús está diciendo: «Haz lo que te estoy diciendo, no porque sea pecado no hacerlo, sino porque no serás feliz; no porque yo lo diga o porque la Biblia lo diga, o porque las Iglesias lo digan, sino porque lo dirás una vez que entiendas que si realmente quieres la paz tienes que hacerlo a mi manera, simplemente porque sé más que tú, y porque yo tengo razón y tú estás equivocado».

La mayor parte del tiempo —de hecho, todo el tiempo— el ego en ti se resistirá a eso con una verdadera vehemencia: «No quiero que se me diga que tú tienes razón y que yo estoy equivocado». Ese es el problema de autoridad. Eso es lo que lleva mucho tiempo, requiere que lo vayas trabajando y que te convenzas de que te conviene más estar equivocado. Esto resulta difícil de asimilar para el ego de cualquiera. Entiéndanlo: odiamos a Dios porque Él tiene razón. Él tiene razón en que nosotros no existimos, en que la vida solo existe en el Cielo. Cualquier cosa fuera del Cielo, cualquier cosa en un estado de dualidad no existe. Por eso lo odiamos. Su misma Presencia, Su mismo Ser está diciendo: tú no cuentas y tú no existes, lo cual significa que tu especialismo se va por la borda.

Odiamos a Jesús porque él refleja ese mensaje con palabras y en un lenguaje que podemos entender. Básicamente dice: «Puedes protestar, gritar y berrear todo lo que quieras, pero lamento mucho decirte que al final: estás equivocado y yo tengo razón». ¡Imagínense estar en presencia de alguien que te hable así! ¡Quieres matarlo! Por eso la gente lo mató entonces, y por eso están tratando de matarlo ahora. Es extremadamente importante que tomen esto textualmente, y que entiendan lo mucho que les aterra y les enfurece. He aquí esta persona que te dice: «Tú estás equivocado, yo tengo razón». Estas palabras son verdad y significan exactamente lo que dicen. No puedes interpretarlas; no puedes cambiarlas, quieren decir lo que dicen. Y tu ego se sublevará hecho una furia.

Es muy importante que entiendan que de eso está hablando Jesús aquí. El punto crucial llega cuando te das cuenta de que tú eres la causa de tu infelicidad, y de que tu arrogancia es la causante de todo lo que te ha salido mal en la vida. Entonces comenzarás a desarrollar la gratitud para decir: «Gracias a Dios que me equivoqué. Gracias a Dios que aún hay alguien dentro de mí que me ama, que no me condena, que me mostrará mis errores». Por eso Jesús se refiere a sí mismo como un hermano mayor. Un hermano mayor es alguien que guía a sus hermanos menores. La humildad viene con la capacidad de decir: «Me equivoqué. Gracias a Dios que me equivoqué ¡con respecto a todo! No solo en cuanto a un tema concreto en el mundo. ¡Me equivoqué con respecto a todo!» En ese momento, te das cuenta de que deseas esta ayuda, necesitas esta ayuda porque estás muy infeliz. Ante todo, podemos constatar que este es un curso para aprender a desarrollar humildad. Y la gratitud va acompañada de la humildad. Por eso el amor es el camino que recorremos con gratitud, como dice la lección del libro de ejercicios.

(T-30.I.9:4) Esta ínfima apertura [que simplemente es: «Espero que me haya equivocado»; ni siquiera tienes que decir afirmativamente «me equivoqué», únicamente «espero que me haya equivocado»] bastará para que puedas seguir adelante y dar los pocos pasos que te faltan para dejar que se te ayude.

Así que, a estas alturas, Jesús ni siquiera está hablando de aceptar ayuda; recuerden, estamos hablando de un proceso. Está hablando de tener al menos la esperanza de que tal vez me haya equivocado y la esperanza de que exista una ayuda. Si das ese paso, inevitablemente darás todos los demás pasos.

(T-30.I.10) Ahora has llegado a un punto crucial porque te has dado cuenta de que saldrías ganando si lo que decidiste no es lo que quieres. Mientras no llegues a este punto, creerás que tu felicidad depende de tener razón. [Todos los que habitan este mundo creen eso: que la gente viene a este mundo para eso.] Pero por lo menos ya has alcanzado un cierto grado de sensatez: te has dado cuenta de que sería mejor para ti que estuvieses equivocado.

El punto crucial de nuevo es darte cuenta de que estabas equivocado. Piensa en lo difícil que es para ti decir esto a algún superior tuyo, o a una autoridad en tu vida, no digamos a alguien como Jesús que se presenta y dice: «Mi existencia misma en tu vida te está mostrando que estás equivocado». Mira cómo te resistes obstinada y ferozmente. Nadie quiere que se le diga que está equivocado porque, como ya hemos comentado en el taller, decirte que estás equivocado en lo que se refiere a cualquier cosa específica es un reflejo directo del miedo original: me equivoqué en todo, me equivoqué con respecto a Dios, me equivoqué con respecto al Cielo, me equivoqué con respecto a mí mismo. Por lo tanto, estoy equivocado con respecto a todo lo que veo en el mundo.

Este es un verdadero punto crucial.

Pasemos al capítulo 29, sección VII, «No busques fuera de ti mismo». Aquí es donde aparece la línea que se menciona en lo que acabamos de leer: «¿Preferirías tener razón a ser feliz?». «No busques fuera de ti mismo» es un tema importante en el Curso. Mucho antes Jesús habla de la máxima fundamental del ego: «Busca, pero no halles». Después de inventar el problema de la culpabilidad, como hemos visto, el ego dice: «No la mires; coloquemos la culpabilidad fuera de nosotros». Así que el problema se ve ahora en el mundo, por lo tanto, necesitamos encontrar una solución al problema del mundo. Eso es lo que literalmente inventó este mundo. Recordemos, este mundo es una gran distracción o una cortina de humo para evitar que el verdadero problema se resuelva. El verdadero problema es que elegimos identificarnos con la culpabilidad y con el ego. Por lo tanto, la única solución que se puede hallar es regresar a aquel punto de elección y tomar otra decisión. El miedo que el ego tiene de eso, como hemos visto, es tan grande que lo que hace es negar a la mente por completo y poner su contenido de pecado, culpabilidad y miedo en el mundo exterior. Está fuera de ti en tu propio cuerpo, en tu propia psique, que no es la mente. La psique freudiana es un derivado del cerebro. No tiene nada que ver con la mente. Cuando los psicólogos hablan de la psique o del inconsciente, su conceptualización —si los presionas lo suficiente— siempre acabará refiriéndose a algún aspecto del cerebro. El mismo Freud, hacia el final de su vida, dijo que en algún momento la gente descubrirá que todas las dinámicas de las que él hablaba pueden explicarse electroquímicamente. Nunca dejó de ser primeramente médico. Todo lo que Freud veía estaba relacionado con el cuerpo. Así que la psique de la que él hablaba todavía correspondía al cuerpo. Por lo tanto, no importa si tienes un problema en la psique o en el cuerpo, o que haya un problema en el mundo, todavía estás buscando fuera de ti mismo una solución a un problema que está fuera de ti mismo.

Por eso este curso es tan, tan radicalmente distinto. El único problema, para decirlo una vez más, yace en nuestras mentes. Todo este mundo (cubierto por el velo de negación que nos hace olvidar la culpabilidad en nuestra mente), el mundo entero, se hace como una defensa en contra de eso. Así que el ego está diciendo: «En efecto, tienes muchos problemas, pero todos ellos están fuera de tu mente en tu cuerpo —mental o físicamente— o en el mundo. Por lo tanto, procedamos a buscar la solución para todos esos problemas». Así pues, la máxima del ego es «busca, pero no halles ». Esa declaración, por supuesto, se tomó del famoso pasaje del sermón de la montaña, donde Jesús dice: «buscad y hallaréis». Ese versículo de las Escrituras es el que más se cita en el Curso. Una y otra vez verán referencias a buscar y hallar, ya sea desde el punto de vista del Espíritu Santo, donde buscas el problema en tu mente y luego hallas el problema en tu mente, o desde el punto de vista del ego, el cual siempre es buscar una solución fuera de ti mismo. Según el ego, el problema está fuera de ti mismo, y si buscas fuera de ti mismo en el mundo, hallarás una solución.

Así que el tema de la sección es que Jesús dice: «No busques fuera de ti mismo». El problema no está fuera de ti mismo, por lo tanto, la solución no está fuera de ti mismo. El ego continuamente intenta buscar una solución a un problema, pero nunca la hallará. No te dice que nunca hallarás la solución. Cuando no encuentras la solución, dice que es porque no te has esforzado lo suficiente o porque no eres lo suficientemente listo. O dice que esperes cien años y se encontrará una cura para esta enfermedad que tienes. Siempre la hallarás en algún momento posterior. El ego nunca te dice que todo el sistema que es el mundo se estableció para que nunca halles una solución, porque la solución al problema está en la mente. Y el ego nunca nos dejará recordar la mente. Por lo tanto, aquí en esta sección, Jesús nos está exhortando a «no buscar fuera de ti mismo» la solución a tus problemas.


Nota del editor: A continuación, se comentaron línea por línea los tres primeros párrafos de «No busques fuera de ti mismo» del capítulo 29 en el texto. Dichos comentarios no se han incluido en estos extractos.


Volvamos ahora a «Reglas para tomar decisiones». Estamos al final de la quinta regla, la cual dice que ojalá hayamos estado equivocados. Hemos examinado «No busques fuera de ti mismo» para mayor detalle y dejar bien claro por qué es que estamos equivocados, y cuán equivocados estamos. Así que no se trata simplemente de que estemos equivocados con respecto una cosa específica; es que estamos equivocados con respecto a la esencia misma de nuestra existencia. La última línea antes de Regla 6 es:

(T-30.I.10:3) Pero por lo menos ya has alcanzado un cierto grado de sensatez: te has dado cuenta de que sería mejor para ti que estuvieses equivocado [porque así seremos felices].

Ahora pasemos a la Regla 6.

(T-30.I.11:1-4) (6) Este ápice de sabiduría bastará para llevarte aún más lejos. No se te está forzando a ello, sino simplemente esperas lograr algo que quieres. Por lo tanto, puedes decir con perfecta honestidad: Quiero ver esto de otra manera.

«Este ápice de sabiduría» es la idea de que te convendría más estar equivocado. Así que aún no has aceptado completamente que estás equivocado y que Jesús tiene razón. Pero ahora reconoces —con esperanza— que realmente estarías mejor si estuvieras equivocado. Aún no estás convencido de estar equivocado, pero al menos estás abierto a la sugerencia de que estés equivocado y él tenga la razón. Recuerden, damos pasos muy pequeños.

La segunda frase es la misma idea que vimos en la regla anterior. Nadie te está imponiendo esto. Es algo que tú quieres. Por eso lleva mucho tiempo: porque tienes que convencerte de que no estás perdiendo nada. Ese es el verdadero miedo: tengo mucho miedo de que si hago lo que Jesús dice y renuncio a mi especialismo y a todas las cosas que valoro en el mundo, no me quedará nada. Aún está en mi mente ese pensamiento de que el ego quizá tenga razón, y que Dios no es de fiar. Eso es lo que lleva tiempo, y por eso es muy importante que tu experiencia de Jesús o el Espíritu Santo, y tu experiencia del Curso sea la de una enseñanza muy, muy apacible. Nadie te está obligando en ningún momento a hacer nada. Jesús únicamente te está sugiriendo que consideres lo que él te está enseñando, y que estarías mejor con él que con tu ego.

Hay dos frases en el texto, como a cuatrocientas páginas de distancia, que al juntarlas rezan: «Renuncia ahora a ser tu propio maestro, pues se te enseñó mal» (T-12.V.8:3; T-28.I.7:1). Básicamente Jesús está diciendo: «Mira honestamente lo que tu ego te ha enseñado y date cuenta de que no se ha esmerado contigo. No eres feliz. Recibes unas cuantas migajas de vez en cuando, pero la felicidad no dura. Y pasas todo el tiempo tratando de negar lo desdichado que eres. Así pues, ¿por qué no me das una oportunidad?» Eso es lo que él está pidiendo aquí. Por eso te insta a dar pasos muy pequeños, puesto que está plenamente consciente de que vas a estar aterrado con cada paso que des. Únicamente tienes que pensar en lo que él te está enseñando aquí (lo cual obviamente tiene mucho sentido). Luego piensa en lo que te has enseñado y has dejado que el mundo te enseñe. Y date cuenta de que eso no tiene ningún sentido en absoluto.


Nota del editor: El resto del comentario sobre la Regla 6 no se ha incluido en estos extractos. Pasamos a la Regla 7.


(T-30.I.12) (7) Este último paso es solo el reconocimiento de que no te opones a recibir ayuda. Es la declaración de una mente receptiva, que aunque todavía no está segura, está dispuesta a que se le muestre lo que necesita ver: Tal vez hay otra manera de ver esto. ¿Qué puedo perder con preguntar? Ahora puedes, por lo tanto, hacer una pregunta que tenga sentido y, consecuentemente, la respuesta tendrá sentido también. Y no te opondrás a ella [la respuesta], pues comprenderás que es a ti a quien dicha respuesta beneficiará.

Otra forma de entender todo esto es que, recordando ese instante ontológico original, el ego nos hizo creer que el Espíritu Santo era un enemigo. Es extremadamente importante que entiendan esto, porque esto es lo que puso en marcha toda una serie de pensamientos en nuestro interior. Y el producto final de ese proceso es la formación de religiones formales. El ego hace que el Espíritu Santo sea el enemigo, porque se le ve como el representante de Dios, Quien ha hecho real el pecado. ¿Dónde estaría la religión formal sin el pecado? Este Dios, Quien obviamente es el Dios del especialismo del ego, ha hecho real el pecado, y luego nos amenaza con castigarnos si no hacemos lo que Él quiere. De modo que a Dios ahora se le percibe como un enemigo, y estamos en oposición a Él; de ahí toda la idea de un campo de batalla. Eso es lo que realmente es el sistema de pensamiento del ego y lo que es la mente errónea: un campo de batalla donde nos enfrentamos a Dios, donde Dios está empeñado en destruirnos a causa de nuestro pecado contra Él. Es obvio que todo esto es una fabricación, pero este es el cuento de hadas del ego para ayudarnos a no prestar atención al Espíritu Santo, y para infundirnos miedo de permanecer dentro de la mente, que ahora es un campo de batalla. Es como un campo minado, donde el ego dice: «Cuidado donde pisas porque si das un paso en falso volarás en pedazos».

Así que se ha establecido que Dios, la verdad, el amor, el Espíritu Santo, Jesús, la salvación, el perdón —todas estas palabras aquí son sinónimos— se consideran enemigos que se oponen a nosotros. Si releen «Las leyes del caos» en el capítulo 23, reconocerán de qué se tratan esas cinco leyes: la locura de creer que estamos en oposición a Dios, y Dios (el Dios demente que hemos inventado) se opone a nosotros. Y no hay esperanza. La misma idea se presenta en el manual para el maestro, en la sección «¿Cómo lidian los maestros de Dios con los pensamientos mágicos?», una descripción muy poderosa y sucinta de esta demencia. Y la misma también dice que no hay esperanza. Ahí se encuentra la frase: «Mata o te matarán». No hay esperanza. La única esperanza que existe es olvidar, esa es la manera en que el ego utiliza la negación. Toda la idea está tan cargada de terror (en cualquier momento Dios va a precipitarse sobre nosotros y destruirnos), que la única forma de manejarla es simplemente olvidar todo el asunto y huir de la mente, inventar un mundo en donde escondernos y esperar y esperar contra toda esperanza que nunca volvamos a pensar en esto.

El único problema es que el pensamiento se infiltra a cada rato. Se infiltra a través de las religiones. Lo encuentras en la Biblia. Lo encuentras en todo tipo de cosas, incluso en sistemas que no son religiosos en su forma. Lo encuentras en el cuento de hadas El pollito Pito, que el cielo se va a caer. Así que el pensamiento siempre se infiltra. Y cuando lo hace, siempre tratamos de apartarlo o desaparecerlo a base de racionalizaciones, pero no permitir que se convierta en una realidad para nosotros. De modo que a eso se enfrenta Jesús con este curso, razón por la cual él tiene plena conciencia de que nadie le prestará atención, desde luego no de inmediato. Se le tiene una desconfianza inherente a Jesús, porque representa la verdad y el Amor de Dios. Y el ego nos ha enseñado a no confiar en la verdad de Dios: esta te destruirá. Somos el producto directo, la sombra de ese sistema de pensamiento. Si el cuerpo es la encarnación del ego, y el ego es el sistema de pensamiento que proclama que hemos pecado contra Dios, Dios nos destruirá como castigo por nuestro pecado, ya que somos la encarnación de ese sistema de pensamiento. Entonces, en la trama misma de nuestro ser está este pensamiento de que no podemos confiar en Dios, no podemos confiar en el Espíritu Santo, no podemos confiar en Jesús. Si leen tanto el Nuevo como el Antiguo Testamento, es evidente por qué no debemos confiar en Dios. ¡Si haces un movimiento en falso, estás perdido!

El Nuevo Testamento es tan brutal como el Antiguo Testamento. Los cristianos solían enorgullecerse de que la suya era una Biblia civilizada que solo trataba de amor, y el Antiguo Testamento trataba de juicios, la ley y todo lo demás. Y no son conscientes de que es una continuación del mismo libro. No importa si lees la Biblia como judío o como cristiano, temblarás de pies a cabeza. Sabes que, si haces un movimiento en falso, para ti todo habrá terminado. ¿Por qué se escribió el libro de esa manera? ¿Y por qué ese libro ejerce tal dominio sobre la conciencia occidental? Porque dice la verdad desde el punto de vista del ego. Y somos criaturas del ego, así que lo reconocemos. Lo similar se atrae: esto evoca algo en nosotros. A eso se enfrenta Jesús con este curso. Por eso es muy fácil malinterpretar, trastocar y distorsionarlo. Dice exactamente lo contrario, no solo de lo que crees, sino de lo que crees que eres. De ahí que continuamente mencione la idea de que crees que él se opone a ti. Así que en algún momento debes empezar a entender que tu forma de pensar adolece de algo muy, pero muy equivocado. En esta sección, encuentras pues una descripción muy simple, pero clara, de ese proceso de oscilar de un lado para otro, que en realidad se reduce a examinar lo que realmente crees, lo cual implica que tienes que llegar al corazón de lo que constituye tu sistema de pensamiento y a cómo es que tú de veras crees saber lo que es mejor.

Regla 7 «Tal vez hay otra manera de mirar esto. ¿Qué puedo perder con preguntar?» es un poco tentativo, ¿verdad? No es una afirmación rotunda de lo que quieres, pero al menos está diciendo: «No puedo perder nada porque sé que ya soy un perdedor. No puedo perder más de lo que ya he perdido».

Al menos ahora has reconocido que el ego no tiene la razón, porque el ego dice: «Si preguntas, vas a perder mucho; vas a perder tu vida. Si pides la ayuda del Espíritu Santo, o la ayuda de Jesús, vas a perder». Lo que esta regla realmente está expresando es el quebrantamiento de la lealtad al ego. En aquel instante original cuando elegimos al ego, lo que básicamente hicimos fue profesar un juramento eterno de que nunca lo abandonaríamos. El ego se convirtió en nuestro amigo, y «pusimos todos los huevos en su canasta», y juramos no volver a confiar en el Espíritu Santo ni en Jesús. Ahora este pasaje está diciendo, como parte de este proceso, que tal vez el que no es de fiar es el ego. Puesto que haber confiado en el ego no nos ha aportado nada que valga la pena, ¿qué podemos perder pidiéndole al otro bando? Esto al menos abre la posibilidad.

Estas son pues las siete reglas. El proceso no se detiene, pero hasta aquí llega Jesús. Y no hace falta ir más lejos porque ya se abrió la puerta. Recuerden de nuevo que lo que hace el milagro es básicamente dejar abierta esa puerta. Te remonta a la mente y te recuerda que tienes una opción. No escoge por ti, pero dice que tienes una opción. Esa es exactamente la posición en la que estamos ahora, después de esta séptima regla. Ahora, al menos estamos diciendo que tenemos una opción. No hemos hecho esa elección correcta, pero al menos sabemos que no la hemos hecho. Y este curso no te llevará más lejos porque no hace falta que te lleve más lejos. Una vez que llegas hasta ahí, el resto es inevitable.